2015

“A. D’Odorico.Los espejos del alma”

Andrea D’Odorico. Los espejos del alma

  • Organización: Museo Nacional del Teatro y Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro
  • Lugar: Museo del Encaje y Blonda de Almagro
  • Fecha: Del 2 de julio al 30 de agosto de 2015
  • Horario: De Martes a Viernes, 10,00 a 14,00 hrs y 18,00 a 21 hrs // Sábado, 10,00 a 14,00 y 18 a 20 hrs // Domingo, 11,00 a 14,00 hrs
  • Entrada gratuita
  • El Museo Nacional del Teatro agradece su colaboración a las siguientes personas y entidades: Fernanda Andura, Beatrice Binotti, Mónica Boromello, Raquel Merino, Toñi Narros, Juan Carlos Plaza Asperilla, Giorgio D’Odorico, Ricardo Sánchez Cuerda, Centro de Documentación Teatral, Producciones Faraute y Departamento de Producción Audiovisual de la UNIR.
Andrea D'Odorico en su estudio

Andrea D’Odorico en su estudio

El Museo Nacional del Teatro dedica una gran retrospectiva a Andrea D’Odorico (Udine, 1942 – Sevilla, 2014), figura imprescindible de la escena española en los últimos 40 años. La exposición reúne una ingente cantidad de obras para ofrecer una visión completa de los trabajos más laureados de este escenógrafo y productor teatral. Bocetos de escenografías, maquetas, elementos de attrezzo, documentos, fotografías, audiovisuales, carteles, programas de mano, y enseres personales, son algunas de las piezas que la integran y que ponen de manifiesto su extraordinario talento y capacidad creativa.

Andrea D'Odorico en el puente Rialto con vistas al Gran Canal de Venecia

Andrea D’Odorico en el puente Rialto con vistas al Gran Canal de Venecia

Andrea era un “rara avis” en el siempre cuestionado campo de las Artes Escénicas. Arquitecto escenógrafo, figurinista, gestor, productor, editor…por qué no decirlo aunque parezca un tópico (Valle-Inclán afirmaba que un tópico lo es a fuerza de ser verdad), un hombre del Renacimiento. Era un hombre culto, sensible y con talento. Su búsqueda de la belleza rebasaba con creces los confines de su “italianidad”. La fascinación que mostraba por el arte internacional, hizo que muchos intuyeran en él un halo de atemporalidad. En Andrea se podía encontrar la elegancia austríaca, la autoridad alemana, el orden suizo, la esencia griega, el espíritu mediterráneo, la inmensidad rusa, las contradicciones españolas, la sensibilidad francesa, la funcionalidad americana y la sabiduría oriental.

Hay cientos de Andreas en Andrea… “Somos uno, ninguno y cien mil”, solía afirmar, citando el título de la novela de uno de sus autores favoritos: Luigi Pirandello. Su personalidad, “espejo de almas”, y su maestría, eran capaces de transportarte a innumerables lugares y épocas.

El si de las niñas

Andrea D’Odorico: El sí de las niñas, de Moratín. 1996

Las enseñanzas de su maestro, el arquitecto y diseñador Carlo Scarpa, influyeron de manera sorprendente en Andrea, no sólo en su estética y en sus geometrías, sino también en la pasión por la amistad, la conversación y los intercambios de opiniones y controversias con artistas, actores, directores, escritores, colegas y amigos.

Su método de trabajo era siempre muy riguroso, estudiaba todas las fuentes documentales y gráficas para alcanzar las claves del texto teatral. Cuidada los detalles de manera obsesiva, tanto los colores, como el diseño de un mueble por mínimo que fuese. La perfección y la elegancia fueron columnas inamovibles en toda su obra creativa.

Desde su llegada a Madrid, en 1970 y su casi inmediata colaboración con otro innovador de la escena, Miguel Narros, ambos se convirtieron en los buques insignias del teatro de esos años, no sólo por la cuidada selección de los textos, sino también por su renovadora puesta en escena. Hay que recordar que Narros era en esos momentos el más grande figurinista de Europa. Y Andrea diseñó los espacios más acertados para la confluencia de textos, interpretación, iluminación y vestuario. Entre ambos crearon las más bellas sinfonías y atrevimientos ante cualquier texto: desde el teatro del siglo de Oro, hasta lo más contemporáneo y atrevido.

Miguel Narros, Andrea D’Odorico, Margarita Lozano y otros actores, preparando la puesta en escena de La vida que te di, de Pirandello. 1997

Miguel Narros, Andrea D’Odorico, Margarita Lozano y otros actores, preparando la puesta en escena de La vida que te di, de Pirandello. 1997

Como hombre vital e innovador que era, Andrea funda en 1993 su empresa teatral Producciones Andrea D’Odorico, de la que nacieron trabajos de impecable factura como La doble inconstancia, de Marivaux (1993), Seis personajes en busca de autor, de Pirandello (1994), Panorama desde el puente, de Miller (2000), El sueño de una noche de verano, de Shakespeare (2003), Doña Rosita la soltera, de García Lorca (2004), La señorita Julia, de Strindberg (2007), Tantas voces, de Pirandello (2008), Paradero desconocido, de Taylor (2012), Así es, si así fue (2014), etc. Todos ellos dirigidos por grandes directores de escena como Miguel Narros, Laila Ripoll, Natalia Menéndez, Luis Luque o Francesco Saporano.

Galería de imágenes de bocetos y producciones:

Andrea enseñó y guió a muchos en su oficio: figurinistas, arquitectos, escenógrafos, constructores, autores, productores, regidores, maquinistas, directores de escena, etc. En los últimos años, impartió clases magistrales de teatro en las Facultades, las Escuelas de Teatro, la Residencia de Estudiantes, sabía que la transmisión del saber era algo fundamental para la construcción de una sólida tradición teatral en la cultura de un país.

Los caminos estéticos de los trabajos de Andrea D’Odorico deben estar en la memoria de todos cuantos se dedican a las Artes Escénicas. Olvidarlos sería el vacío, la nada y el suicidio.

Visita de la exposición a través de imágenes:

Ficha técnica exposición:

Dirección: Andrés Peláez // Coordinación general: José Manuel Montero //Gerencia: Santiago García // Organización: Museo Nacional del Teatro y Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro // Diseño y montaje: Flores Design_io // Fotografías: José Carlos Nievas // Audiovisuales: Centro de Documentación Teatral y Departamento Audiovisual de la UNIR // Restauración de Maquetas: Mónica Boromello y José Enrique López // Administración: Susana Guillem // Asistencia técnica: Pablo Montero // Transporte: MAPA // Seguros: Generali Seguros