LA PIEZA BIBLIOGRÁFICA.

PROGRAMA DE MANO DE DON JUAN TENORIO.

TEATRO ESPAÑOL, 1901.

José Zorrilla nació en 1817 en Valladolid. Cuando tenía 10 años su familia se trasladó a Madrid. Su padre, un hombre severo y de fuerte carácter, absolutista entusiasta, recibió de Fernando VII un cargo de extrema confianza.

A la muerte de Fernando VII, el padre de Zorrilla fue desterrado a Lerma, mientras que el joven Zorrilla empezó a estudiar derecho en Toledo. Allí aprendió de todo menos leyes, así que su padre, descontento con los pobres resultados académicos mandó traerlo de vuelta a Lerma.

Un buen día Zorrilla decidió apoderarse de una yegua y huir cabalgando hasta Valladolid, donde vendió la yegua y con los pocos reales que le dieron emprendió camino hacia Madrid.

En Madrid, cuando está a punto de cumplir 20 años (1837), tiene lugar el acontecimiento que le ofrecerá la oportunidad de entrar en el mundo literario de la capital: el suicidio del literato más famoso de la época, Mariano José de Larra. El joven y desconocido poeta José Zorrilla asiste al entierro de Larra, donde lee unos versos conmovedores que le dan fama instantánea.

7 años más tarde, en 1844, Carlos Latorre, cómico y director del Teatro de la Cruz, necesitaba una obra nueva para ser representada en su teatro. Zorrilla meditaba la posibilidad de producir una refundición de “El burlador de Sevilla” de Tirso de Molina. Confeccionó un nuevo drama en “20 días”.

Finalmente se estrenó en marzo de ese año y pese al fracaso inicial, la obra de Zorrilla se convirtió en el “Don Juan” por excelencia. El propio Zorrilla, amargado quizá por los cuantiosos beneficios que la obra proporcionaba, y a los que era ajeno por haber vendido sus derechos poco después del oscuro estreno (quizá porque el público conocía muy bien la obra de Antonio de Zamora y rechazó inicialmente las innovaciones del poeta vallisoletano), consideraba que su “Don Juan Tenorio” estaba lleno de ripios y de soluciones fáciles, aunque no dejase de celebrar que su nombre apareciera, todos los meses de noviembre, en docenas de teatros y que el público español se supiera de memoria los versos del drama.

Emilio Thuillier (1868-1940), considerado uno de los artistas españoles más destacados del primer tercio del siglo XX, hizo su primera intervención en público en 1887, en la obra “La taberna”, cuando ingresó en la compañía de Cirera y Alfredo Maza.

Debido a sus dotes como intérprete, y a su porte de galán, fue representando papeles cada vez más destacados. Posteriormente entró a trabajar en la compañía de Emilio Mario, donde creció como artista.

El salto a la fama teatral se produjo con la interpretación del principal papel masculino del drama “Juan José”, de Joaquín Dicenta, estrenado en el teatro de la Comedia de Madrid, en 1895.

A lo largo de su dilatada carrera, Emilio estrenó obras de los mejores autores españoles, entre ellos José Echegaray, los hermanos Álvarez Quintero, Pérez Galdós, Jacinto Benavente o Linares Rivas, con los que mantuvo un trato fluido debido a su buen carácter.

Durante muchos años, actuó en el Teatro Español, donde compartía temporada con la compañía de Fernando Díaz de Mendoza y María Guerrero.

close

NO PIERDAS UN INSTANTE

¿Quieres estar al tanto de las noticias del museo?

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.